confesiones

Posted by ... | Posted in | Posted on 21.5.16

Hola, tengo 37 años y vivo con mis papás. No tengo trabajo y nunca he tenido un trabajo estable. Crecí en una familia normal, con papá, mamá y dos hermanas. Soy el hijo del medio. Mi mamá me ha sobreprotegido toda la vida y mi papá siempre luchó contra eso. Mi papá es machista y yo también. 

Mi mamá, por el amor que me tiene, siempre me perdonó todo. Todas mis travesuras en el colegio, los cursos que jalé y mi mal comportamiento. 

Mis hermanas me adoran. Siempre fui el hermanito lindo, cariñoso, amoroso y noble. Es que siempre lo he sido. Lamentablemente todo el amor y paciencia que mi familia me dio, no bastó. Mis hermanas hicieron su vida, se casaron y formaron una familia. 

Mi mamá se quedó conmigo y yo con ella. Me dio todo lo que yo quería, pero como siempre lo tuve todo, nunca supe valorarlo. Tuve intentos de formar algo por mi mismo, pero me faltaron huevos y siempre volvía a casa de mis papás. Soy un poco bastante impulsivo, y eso, me parece que se debe a que cada cosa que hacía en la vida, siempre tenía un colchón dónde caer. Por eso perdí mi licencia de conducir, el departamento que me prestaron para que me independice, los trabajos que tuve (porque no aguanto que nadie me dé órdenes), mi carro y las chicas con las que estuve. 

Yo no soy feo, pero para mi entorno sí lo soy. O sea no tengo lo que mis amigos tienen, plata, trabajo y una linda chica que esté al lado mio. Yo pensaba que las chicas me debían querer por el simple hecho de estar con ellas. Yo pensaba que una novia me debía querer por como soy y ahí se acababa, con la depresión que tengo y con lo engreído que soy (total mi mamá me había enseñado eso).Ya luego me di cuenta que así no era la jugada. Las chicas con las que estuve siempre me dejaron. Creo que estuvieron conmigo por pena. 

Yo nunca fui malo con ellas, sólo que pensaba que las cosas debían ser de una manera, y que ellas debían de acomodarse a mi manera de pensar. Pero bueno no funcionó. Lo que sí puedo jactarme es que jamás he utilizado a nadie en mi vida. Eso lo tengo por Ley, por que tengo dos hermanas que no me hubiera gustado que jueguen con ellas y además, porque tengo una sobrina que yo mataría a quien le haga eso. 

Ahora con mis 37  bien puestos, ya no quiero estar con nadie. Mi mayor miedo es quedarme sin trabajo, como estoy ahora, misio y debiendo dinero a medio Lima. Mis papás ya no me aguantan, aunque mi mamá a veces se apiada y me ayuda con algo. 

Últimamente una chica, con la que salí hace unos años atrás, me ha vuelto a buscar. Me gusta mucho físicamente, pero nada más. No quiero estar con nadie porque eso me desestabiliza. No la pasé bien con ella tampoco, me dejó por irse a España a vivir la vida loca. Yo pensaba estar enamorado de ella, pero no fue así. Luego luego me conseguí a otra. 

Esta chica es buena persona, es menor que yo y también está sola. Tiene un carácter de mierda pero de cierta forma me gusta estar con ella. Pero tengo miedo de formar algo que no pueda sostener, tengo miedo de enamorarme y que otra vez sea el mismo inseguro. Por más que me haya dicho que no quiere formar algo conmigo, se nota que sí. Y yo como tengo necesidades la sigo buscando, igual ella no me dice que no, lo podría hacer, mas aun sabiendo que yo no quiero nada con ella, porque ya se lo he dicho. Y bueno, creo que se ha dado cuenta que la estoy utilizando y me ha dicho que no quiere hablar conmigo nunca mas. Lástima. 

Creo que estoy bien solo. Me he convertido en una persona cobarde para estas cosas. No sé porque se hace tantas bolas. Si solo la pasábamos abrazados en su cama, haciéndonos cariño, haciendo el amor, mirándonos fíjamente, durmiendo nariz con nariz, oliendo cada uno la respiración del otro.Acariciándonos y abrazándonos fuertemente.

Ahora todo el día me la paso en la pc buscando una puta entrevista y lamentando el por qué no me llaman, lamentando porque he tenido tanta mala suerte en la vida, porque nadie me quiere y porque me ha tocado esta vida si yo soy bueno, no hago daño a nadie y soy sincero. Igual la poca vida social que tengo me gusta. Salgo con mis amigos/hermanos del colegio y sus familias. Lo que si no me gusta es que me he convertido en la mascotita de mis amigos. Pero yo los quiero y eso me basta. Yo quiero a todos, lo que pasa es que no me tienen paciencia.

Mi encuentro con D

Posted by ... | Posted in | Posted on 20.6.15

Cuando lo vi, luego de aproximadamente, tres años, no sentí nada.

El que sí sintió un poco (de nervios) fue él porque no me podía ver a la cara cuando hablaba. Se la paso un buen rato con su brazo recostado sobre su cabeza, mirando el timón de su carro. Yo hablaba normal, me parece que no me había percatado que era él quien estaba al lado mío.

El pasar de los minutos nos ablandó. Empezó a voltear cuando yo hablaba. En tres horas resumimos los tres años que nos habían distanciado. Me contó que estaba viviendo con una chica, yo le conté, muy resumidamente, que recién me había separado del chico con quien convivía. Él al parecer tenía problemas con su chica. No le hice mucho caso cuando comenzó a hablarme de eso, es más, lo corté diciéndole que no quería hablar de ese tema, él sólo me preguntó si la había pasado mal, yo le dije que sí. Y ahí se acabo el tema de nuestras relaciones amorosas. Además contando que fue el hombre a quien más he amado hasta el día hoy, no me interesaba mucho saber de su novia.

Cuando salimos del carro, nos ablandamos aún más. Yo comencé a fumar –por eso salimos del auto- el se recostó sobre su auto y la charla fluyó como siempre fluía cuando estábamos juntos. Nos reímos. El mostró esa sonrisa que siempre me mató. Yo le conté de mis intentos artísticos, del teatro que había hecho, de la danza que me enamoró. El me contó que estaba de director de una escuela de música, que paraba ahí todas las tardes y que cualquier día puedo pasar por ahí para visitarlo.  En un momento, solo unos segundos, en medio de esos silencios cálidos que siempre tuvimos, lo ampayé mirándome, con unos ojos de recuerdo, de cariño, de qué tiempos aquellos, yo que me conozco y que sé que esos instantes especialmente con él, me mataban, me enamoraban, me hacían sentir cosas demasiado intensas que nunca en mi vida volví a sentir, al instante lo saqué del clima con un ¿me acompañas al grifo a comprar?

Me preguntó si quería ir caminando o en carro –como cuando estábamos juntos, siempre caminábamos- lo primero que le respondí fue caminando, pero al parecer o no quería recordar aquéllos viejos tiempos o le daba pereza caminar por que al instante me dijo que mejor vayamos en carro.

Como siempre que estábamos juntos tenía que pasar algo, esta vez a mí se me olvidó la plata. Me acerqué al carro y con cara de perro arrepentido le dije que no había traído la billetera pero que si me prestaba cuatro soles le pagaba en la casa. Me miró, se rió, sacó su tarjeta y me dijo, no importa vamos.  Estando en la cola para comprar, me le acerqué y le dije que me disculpara que no lo había hecho al propósito –de verdad estaba apenada- él se reía nomás y me abrazó, yo automáticamente, me arrecosté por debajo de su brazo y zas la cajera ya nos estaba preguntando que queríamos, fue solo un instante de cariño compartido.

Al regresar, no sé si cada uno estaba en su mundo o es que cada uno estaba en el mundo del otro. A mi, como hace varios días atrás, me dieron ganas de llorar, él no se dio cuenta que no había prendido las luces y que el semáforo ya había cambiado de rojo a verde. Como para ir despidiéndonos le dije que su chica lo iba a matar –me había contado que los problemas con su chica eran sobretodo por el tiempo ocupado que él tenía y considerando que ya teníamos como tres horas hablando, pues ya era tiempo que se vaya- me dijo que sí, y que para no cagarla creía que ya era tiempo de irse.

Llegamos a mi casa, o bueno a donde me estoy quedando, apagó el carro y me dijo que se iba –¿porque apagó el carro entonces?- yo le dije que sí, no ahondé más en el tema y nos abrazamos.

Sin miedo a exagerar, fue el abrazo más tierno y lindo que he tenido. Nos quedamos un buen rato así, yo le hacía pequeños cariños en su espalda y él sobaba ligeramente la mía. Puse mi cabeza entre su cuello y hombro, acostada de lado, como una niña arrepentida, no sé si mi corazón latió fuerte, no sé si él también lo disfruto –apuesto a que sí- pero al finalizarlo lo apretujé e intenté darle un beso en el cachete, intenté porque por miedo a medir mal, terminé dándole un beso por el cuello ooops. Y lo que viene, no sé si me lo imaginé, no sé si ocurrió pero al separarnos, sentí que él se quedó para besarme, su cabeza quedó ladeada… el momento estaba dado, pero me dije que no.

Al salir del auto, sentí que aquí no se acababa, que esto podía continuar.

Me mando un mensaje a los pocos días de vernos. Justo cuando estuve pensando en él. Le respondí con un poco de miedo. Luego me preguntó si me veía el sábado, le dije que me avisara.

Toda la semana me la pase pensándolo, pensando en los momentos que pasamos que vivimos que soñamos. Obvio que nunca nos vimos, él esta con una chica, vive con ella. Yo he tenido una pequeña experiencia en eso y sé que engañar o ver a un ex es lo que no se debe hacer. Por eso, anticipando su llamada o lo que hubiera hecho para vernos, mi decisión estaba tomada, no lo iba a ver. Pero él nunca llamo ni dio señales de vida. Ojala se haya dado cuenta que lo que pretendía hacer –acaso fuera tomarme como amiga o un remember- no estaba bien.




Silencio

Posted by ... | Posted in | Posted on 10.3.15

Tus ojos miran su cuerpo
con torpe silencio;
observas, piensas despacio.

Te evitas respirar tan cerca,
tropezar con tus ganas;
te acercas,cierras los ojos en torpe silencio.
Es mejor así evitarlo,es mejor así .

Tus miedos miran el fuego
hay torpe silencio;
recuerdas, todos tus pecados
observas su cuerpo desnudo,
te asusta tocarlo,
respiras avergonzada
con torpe silencios.

Es mejor así evitarlo.

Es así , como es

las niñas son de sus miedos
Es así , como es
de sus sueños de magia
Es así , como es
no entiendes cierras los ojos te marchas de aquí,
no entiendes cierras los ojos te marchas de aquí,
no entiendes cierras los ojos te marchas de aquí,
no entiendes cierras los ojos te marchas de aquí.


(D.D. "Silencio")